Manuel Calcagni - Global Teacher Prize 2020
Manuel Calcagni
Manuel Calcagni
Ganador del Global Teacher Prize Chile 2020

Región Metropolitana
Comuna de Santiago
Profesor de Historia

En una ceremonia, que se realizó en los estudios de TVN y bajo la conducción de María Luisa Godoy e Ignacio Gutiérrez, el martes 24 de noviembre se dio a conocer el nombre del ganador del Global Teacher Prize Chile 2020: Manuel Calcagni, profesor de Historia del Instituto Nacional General José Miguel Carrera, establecimiento ubicado en la ciudad de Santiago.

“Agradezco a los demás docentes finalistas, a mi familia, a mi pareja y a mis estudiantes por este reconocimiento”, comentó nuevo ganador del Global Teacher Prize Chile, quien además recibió 10 mil dólares por este reconocimiento.

 

El ganador del Global Teacher Prize Chile 2020 innova con el cine como herramienta

Gracias a un taller extracurricular de Cine creado hace 3 años –llamado Creavisión– Manuel ha logrado que sus estudiantes participen en festivales, conversen con grandes directores y sean capaces de ver la historia con mayor sentido crítico. Asimismo, ha llevado a sus estudiantes a crear podcasts, conversatorios e importantes alianzas con espacios como la Cineteca Nacional.

Pero Manuel no se queda solo con su taller extracurricular de Cine. Tiene varios años revisando películas y documentales que puedan ser de utilidad para indagar en distintos momentos históricos del país y del mundo.

En sus clases de Historia y gracias al séptimo arte, este docente invita constantemente a indagar y cuestionar el entorno, a través de realizaciones documentales.

 

A través del cine, Manuel logra potenciar el pensamiento crítico, la creatividad y el trabajo en equipo

Este profesor no se queda con el contenido curricular de Historia, sino que va más allá, enseñándoles herramientas de edición de video y algunas nociones del trabajo de desarrollo audiovisual, como tiros de cámara y equipos de grabación. Por ejemplo, durante la pandemia ha invitado a sus estudiantes a conversar con distintas personas sobre temas como: el contexto político y social chileno y las películas que han marcado su vida.

De las experiencias presenciales, Manuel recuerda un proyecto que sus estudiantes desarrollaron sobre las catatumbas del Instituto Nacional, un espacio de obras inconclusas de un teatro que se iba a levantar en el gigantesco subterráneo del establecimiento hace más de 50 años. Los estudiantes indagaron en la historia de ese espacio y su significado.

Otras veces, Manuel ha revisado con sus estudiantes temas como el desarrollo histórico del cine de superhéroes o películas que sirven para entender el estallido social de Chile, entre otros contenidos de utilidad e interés para su comunidad.

 

Manuel ha podido comprobar que el cine es una herramienta pedagógica muy innovadora y humana

“Desarrolla la creatividad porque les estás enseñando otra forma de decir las cosas. También desarrolla el trabajo en equipo, si bien el cine lo puedes hacer solo, el cine siempre requiere de muchas manos y es mejor hacerlo en equipo. Y sin duda, gracias al cine, los estudiantes miran la realidad de una forma distinta, están mucho más atentos, dejan de ser receptores pasivos de información”, explicó el profesor.

Además, para lograr conectar con cada estudiante a través del cine, para este docente es importante conocer los intereses de cada uno. Manuel considera que el aula debe ser uno de los espacios más democráticos, por eso los invita a que siempre propongan, cuestionen, tomen decisiones y conversen desde sus perspectivas, ideales y gustos.

“Como docente, estos elementos han significado que constantemente tengo que estar observando y actualizando mis prácticas pedagógicas y mi manejo conceptual, lo que ha sido un ejercicio muy estimulante y exigente. Pero al mismo tiempo, me ha permitido profundizar muchos temas y habilidades con alumnos diversos y participativos, mientras aprendo de sus experiencias y perspectivas”, aseguró el profesor.

Así, Manuel ha logrado conectar con sus estudiantes, para que se conviertan en protagonistas de sus aprendizajes.

“Estar consciente de la diversidad existente es una cosa, pero otra es hacer de ésta un valor en el aula. Al trabajar en esa dirección, he podido transmitir a los estudiantes la riqueza que pueden obtener de ellos mismos”.